Bronceado sin riesgo de cáncer, el chip que todos querrán ponerse