Manatee

Familia de Bradenton enfrenta cargos federales por vender supuesta cura de COVID-19

La FDA no ha aprobado la solución para ningún uso relacionado con la salud.

Telemundo

Los fiscales federales indicaron que un hombre de Florida y sus tres hijos enfrentan cargos de vender ilegalmente una mezcla química blanqueadora, la cual presentaban como una cura milagrosa para el coronavirus y otras enfermedades.

Los acusadores dijeron el miércoles que la sustancia comercializada bajo el nombre de "Miracle Mineral Solution" se vendió en todo el país a través de una entidad llamada la Iglesia de Salud y Curación Genesis II con sede en Bradenton, Florida.

De acuerdo a CBS, los acusados son Mark Grenon y sus hijos Jonathan, Jordan y Joseph Grenon.

En abril, un juez federal de Miami ordenó a la autodenominada iglesia que dejara de comercializar el producto pero las autoridades dicen que los acusado ignoraron la orden.

De acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos, la solución vendida por los Grenons se convierte en un blanqueador cuando se ingiere y se usa típicamente en textiles y para tratar agua, pulpa y papel. La FDA dice hay personas que resultaron afectadas tras beber la solución y que algunas de ellas tuvieron cuadros médicos que pusieron en riesgo sus vidas.

La FDA dijo en un comunicado de prensa en agosto pasado que "ingerir estos productos es lo mismo que beber lejía". Los consumidores no deben usar estos productos, y los padres no deben dar estos productos a sus hijos por ningún motivo ".

Autoridades federales acusaron a 4 personas de presuntamente vender y ofrecer sustancias milagrosas para curar el COVID-19, Cáncer y otras enfermedades.

Además de ofrecerlo como la panacea para el coronavirus, los Grenons lo comercializaron como una cura para el cáncer, el autismo, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Alzheimer y el SIDA, dijo la agencia.

"Este producto MMS no solo es tóxico, sino que su distribución y uso pueden evitar que las personas enfermas reciban la atención médica legítima que necesitan", dijo la fiscal federal de Miami, Ariana Fajardo Orshan, en un comunicado de prensa. "No nos quedaremos sin hacer nada ante las personas violan intencionalmente las órdenes judiciales y ponen al público en peligro".

La queja dice que los Grenon inicialmente acordaron cumplir con la orden de la jueza de distrito estadounidense Kathleen Williams de que dejaran de vender la solución, pero luego cambiaron de tono.

"NO participaremos en ninguna de sus órdenes, citaciones, etc. inconstitucionales", decía un correo electrónico de Mark Grenon. “Una y otra vez te he escrito todo eso. . . NO tienes autoridad sobre nuestra Iglesia ".

Un podcast de mayo contenía estos comentarios: "No eres un juez. Este juez podría ir a la cárcel. “Podrían sacarla, Sra. Williams. No estamos obedeciendo. No importa lo que hagas ".

Contáctanos