Policía: madre suplicó por la vida del bebé en su vientre

Jennifer, madre de un niño de 8 años, habría sido asesinada por su novio y padre del bebé que la joven llevaba en el vientre.

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Se entrega a la policía acusado de matar a embarazada

    La mujer habría rogado por la vida de su bebé, según testigos.

    (Publicado sábado 9 de febrero de 2019)

    NUEVA YORK – El arresto del acusado de asesinar de varias estocadas a una joven madre de origen ecuatoriano, con 14 semanas de embarazo, arrojó detalles perturbadores y dolorosos acerca de sus últimos minutos de vida.

    El imputado, identificado como Anthony Hobson, de 48 años, se entregó a la policía el viernes en compañía de su abogado. El atroz asesinato ocurrió el domingo alrededor de la 1:00 a.m. en el vestíbulo de un edificio de apartamentos ubicado en Myrtle Avenue, en Ridgewood, un vecindario en Queens.

    Jennifer Irigoyen, madre de un niño de 8 años, habría sido emboscada y atacada por Hobson, su novio y padre del bebé que la joven llevaba en el vientre.

    La Fiscalía de Distrito de Queens reveló que Hobson arrastró salvajemente a la joven madre desde el pasillo de su apartamento hasta las escaleras para luego apuñalarla varias veces en el abdomen y otras partes de su cuerpo.

    Los fiscales informaron que Irigoyen suplicó a Hobson por la vida del bebé en su vientre, pero este supuestamente continuó acuchillándola sin clemencia.

    El acusado encarara cargos de asesinato en segundo grado, aborto en segundo grado y posesión criminal de un arma en cuarto grado, entre otros.

    Acusado de apuñalar y matar a mujer embarazada

    [TLMD - AZ] Acusado de apuñalar y matar a mujer embarazada

    El presunto responsable de haber apuñalado a una conductora de Lyft mientras él viajaba como pasajero fue identificado como Fabián Durazo de 20 años. La conductora luego identificada como Kristina Howato contaba con 9 meses de embarazo. Ella y su bebé murieron en el hospital.

    (Publicado martes 29 de enero de 2019)

    “Son dos víctimas, el bebé y la señora. Tienen que hacer justicia porque son dos vidas”, dijo con indignación Carmen Pizarro, vecina de la madre.

    En una página recaudación de fondos, la familia de Jennifer escribió que el flagelo de la violencia domestica segó su vida y mantiene la esperanza de que su muerte inspire a otras víctima a denunciar el abuso.

    Un portavoz del NYPD dijo que el sospechoso se entregó en el cuartel 104 de Queens. De ser encontrado culpable, el sospechoso podría enfrentar 25 años de prisión o una condena vitalicia.

    Mientras tanto, las flores y las oraciones desbordan la acera frontal del edificio donde ocurrió el sangriento asesinato.