Hallan muerta a joven de FL desaparecida en Costa Rica

Los familiares de Carla Stefaniak acudieron a la morgue para identificar el cuerpo hallado el lunes.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Caso de joven asesinada en Costa Rica

    (Publicado miércoles 5 de diciembre de 2018)

    El padre de Carla Stefaniak, Carlos Caicedo, quien permanece en Costa Rica, identificó a su hija tras acudir a la morgue para verificar el cuerpo encontrado, lo que llena de dolor y luto a una familia del sur de Florida que hasta este martes tenía esperanzas de que la joven estuviera viva.

    Según información ofrecida por las autoridades costarricenses, el cuerpo de Carla Stefaniak fue encontrado con lesiones de arma blanca en la zona del cuello y las extremidades superiores.

    Sus familiares publicaron en redes sociales una nota donde informan que publicarán algunas pistas digitales que puedan contribuir a esclarecer los hechos y hacer que los culpables paguen por el crimen.

    Lo sucedido

    Los familiares de la joven de Miami asesinada en Costa Rica identificaron el cuerpo que fue hallado la víspera en una propiedad en San José.

    Carlos Caicedo, padre de Carla Stefaniak, acudió este martes a la morgue en la capital de Costa Rica para corroborar que el cuerpo descubierto en el patio trasero de la propiedad donde la joven se alojaba hasta la semana pasada, era el de su hija.

    Las autoridades costarricenses informaron del arresto de Bismarck Espinoza Martínez, de 32 años y de nacionalidad nicaragüense, como el presunto asesino de la joven.

    Espinoza Martínez trabajaba como guardia de seguridad en la propiedad en la que Carla se alojaba.

    Walter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), confirmó la víspera que un equipo de perros encontró el cadáver semienterrado en el jardín trasero de la propiedad donde Carla pasó la noche justo antes de desaparecer el pasado miércoles.

    La familia de Stefaniak conservaba las esperanzas de que la joven estuviera con vida y pensaban en la posibilidad de un secuestro, por lo que el padre viajó a Costa Rica para colaborar con la investigación de las autoridades.

    La joven estadounidense de origen venezolano tenía 36 años y era residente de Miami, a donde tenía previsto regresar el miércoles pasado pero nunca se presentó en el aeropuerto.