Rara enfermedad que paraliza a los niños llega a Florida