Blog: Pulse, 3 años de consecuencias

Han sido tres años de cambios significativos que no tienen opción de regreso.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Pulse, 3 años de consecuencias

    Estas imágenes son sacadas del documental del productor José Acevedo Negrón “El día que cambió mi carrera” producido para el primer aniversario de la masacre en la discoteca Pulse Orlando. (Publicado martes 11 de junio de 2019)

    Nunca pensarías en que tu vida podría cambiar en una noche o tan solo en unos minutos, tanto a nivel profesional como personal. Han sido tres años de un largo camino a la sanación, desde las 2:10 a.m. del 12 de junio de 2016 por los que me he tenido que enfrentar a las grandes emociones poniendo a un lado la vida personal, pero enfrentando las consecuencias impuestas por un macabro incidente.

    2016 fue un año en el que inició la mayor revelación de la comunidad LGBTQ luego de que se perdieran 49 almas inocentes durante una noche en la que muchos buscaban un momento de diversión en la noche latina de una discoteca en el centro de Florida. Pero también fue el inicio de un nuevo capítulo en la vida de quienes de alguna manera formaron parte de esas 49 memorias.

    Recuerdo cada minuto de aquella noche en la que trabajaba desde el suelo de mi habitación con las actualizaciones del asesinato de la cantante Christina Grimmie quien recibió una herida mortal por parte de un fanático que se dio cita a una presentación en The Plaza Live en Orlando, Florida. Esa misma noche rechacé salir de fiesta con mi grupo de amigos como regularmente lo hacíamos los fines de semana.

    ¿Quién pensaría que ese sería el último sábado en el que volvería a hablar con algunos de ellos y que su vida tomaría un giro inesperado sin opción a devolver el tiempo?

    2:03 a.m., esa fue exactamente la hora en la que recibí la primera llamada de mi mejor amigo en la que me decía que algo malo habría ocurrido, pensé que se trataba de un accidente, pero ya para las 2:10 a.m. del domingo tenía en mis manos información limitada sobre una balacera ocurrida en la discoteca Pulse, ya con la computadora abierta inicié a investigar las cuentas de las autoridades pero nada había sido reportado, solo una publicación de la discoteca que decía en inglés “abandonen la discoteca, salgan corriendo”.

    No sabía que en el momento que publiqué el artículo “Reportan una balacera en una discoteca de Orlando” era justo el momento en que nuestras vidas tomarían un giro de 180 grados. No habían pasado 30 minutos y ya comenzaba a recibir noticias concretas, varios amigos y conocidos habían sido reportados como desaparecidos, unos en los hospitales heridos, otros sin cargas en sus teléfonos celulares y otros simplemente nunca más pudieron salir con vida del lugar.

    En todo momento me comprometí a informar sobre lo ocurrido poniendo a un lado mis sentimientos y preocupaciones. Estaba en un tipo de conmoción que increíblemente me dio las fuerzas para trabajar más de 24 horas.

    El momento más impactante de todo el proceso fue recibir por filtración los nombres de las víctimas que incluían aquellos que fueron parte de mis amigos y suplicaba cada minuto por que no continuaran revelando más nombres de personas que conocía.

    Desde ese entonces todo cambió, los rumbos cambiaron al saber que habría amigos que jamás volveríamos a ver. A tres años de lo ocurrido se siente como si hubiera sido ayer.

    Constantemente hablo sobre lo importante que es prepararse para ejercer la profesión que uno ama, sabiendo que nos podría poner en una situación como esta que al final podría cambiarnos la vida. Aun poniendo todo el esfuerzo en intentar vivir los momentos como antes, se hace aún más difícil cuando cada día debemos de trabajar en historias que envuelven balaceras en las que más inocentes pierden sus vidas y reavivan la memoria de aquellos que no debieron irse tan temprano.

    En tres años me he visto obligado a seguir simples pasos para sanar las heridas emocionales. El primero es respetar el proceso para sanar una perdida, además de reconocer que tú dolor siempre es personal, es importante que sepas que no podemos protegernos de las nuevas perdidas y que el camino que te lleva a salir del dolor es enfrentar a ese mismo dolor.

    El extracto del video de esta nota es parte del documental "El Día que Cambió mi Carrera" del productor digital de Telemundo 49, José Acevedo Negrón y José Morales Feliciano, producido para el primer aniversario de la masacre en Pulse.