Estados Unidos suaviza las alertas de viaje a Cuba

El Departamento de Estado ha reducido la redujo la estancia de sus funcionarios en la embajada en La Habana a un año.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Estados Unidos suaviza las alertas de viaje a Cuba
    Getty Images

    El Departamento de Estado anunció el jueves que estarán reduciendo el nivel de alerta en sus recomendaciones a los estadounidenses que están planificando viajar a Cuba. 

    Según publicó el diario El Nuevo Herald, Cuba se encuentra en la categoría 2 en la que se recomienda ejercer una mayor cautela debido a los diferentes ataques dirigidos contra los empleados de la embajada de Estados Unidos en La Habana, acciones que han provocado la disminución del personal en la embajada. 

    El Departamento de Estado ha ido suavizando sus alertas de viaje desde que a finales de septiembre del pasado año se le recomendara a los estadounidenses que no viajaran a la isla debido a los supuestos ataques.

    En enero 2018 el Departamento de Estado volvió a cambiar la alerta a categoría 3 con una recomendación de reconsiderar los viajes a la isla. Según Orna Blum, vocera del Buro de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, el cambio a nivel 2 se debió a una evaluación del riesgo de viajar a Cuba, dice la publicación del Nuevo Herald.

    En el pasado el Departamento de Estado informó que 19 viajeros estadounidenses habían reportado síntomas similares a los que funcionarios del gobierno estadounidense habían reportado. La advertencia de viaje actual indica que 26 empleados de la embajada de EE.UU. en la Habana parecen haber sido blanco de ataques específicos que no han sido identificados.

    Los supuestos ataques reportados provocaron la reducción del personal en la embajada. Además, el Departamento de Estado también redujo la estancia de sus funcionarios en la embajada en La Habana a un año.

    Reportes indican que durante el primer semestre del 2018, a Cuba llegaron 2.5 millones de visitantes internacionales, algo que representó un declive general del 5.67 porciento, según El Nuevo Herald.